Los esclavos olvidados de Tromelin

La historia de hoy es triste, como cualquier historia donde alguien se queda abandonado en una isla desierta. Pero es más triste de lo habitual, porque aquellos que la protagonizan llegaron allí contra su voluntad, y fueron abandonados por quienes prometieron ayudarles. En ocasiones la vida no vale nada más que lo que alguien esté dispuesto a pagar por un semejante. Esta es la historia de los náufragos de Tromelin.

Tromelin2

Vista aérea de la Isla de Tromelin

Para empezar, ubiquémonos geográficamente. Tromelin es un islote, casi un banco de arena, de aproximadamente dos kilómetros de largo y cuatrocientos metros de ancho, con una altura máxima de seis metros sobre el nivel del mar, situado medio millar de kilómetros al norte de Reunión y cuatrocientos cincuenta kilómetros al este de Madagascar, que es también la tierra firme más cercana desde la minúscula isla. Fue descubierta en 1722 por un marino francés llamado Jean Marie Briand, y bautizada como Île des Sables, o sea, Isla de la Arena, básicamente porque eso y arbustos es lo único que hay allí. La vegetación es prácticamente nula y evidentemente no hay fuentes de agua potable. Aunque actualmente es una posesión de Francia, fue una dependencia de la colonia británica de Mauricio hasta 1954, cuando fue transferida a Francia (aunque, dicho sea de paso, Mauricio no opina lo mismo, y reclama con insistencia el territorio como propio. Y también las Seychelles. Muchas novias para un novio tan feo, sinceramente). En la actualidad hay una estación meteorológica francesa operada por personal de Reunión, que acude allí en avioneta y usa la pequeña pista de aterrizaje abierta en la maleza.

 tromelin1

Localización de Tromelin en el Océano Índico. 

Nuestra historia comienza en 1760.  El 17 de noviuembre de ese año zarpó del puerto francés de Bayona un barco llamado L’Utile, un buque de la Compañía Francesa de las Indias Orientales con unas 150 personas a bordo. Era, como solía suceder en la época, una tripulación mestiza y multinacional. Tras hacer una breve escala en Pasajes (Guipúzcoa) continuaron su travesía hacia Madagascar, a donde llegarían unos meses más tarde. La esclavitud no fue abolida en Francia y su imperio hasta 1794 (fue posteriormente restaurada y abolida definitivamente en 1848) y su monopolio estaba reservado a instancias más altas que el Utile. Pese a ello, los tripulantes del barco, cuando se vieron en Madagascar, compraron y embutieron en las sucias y húmedas bodegas del barco a un número indeterminado de malgaches para llevarlos de contrabando a Mauricio, por entonces colonia francesa llamada Île de France.

tromelin3

Sello francés dedicado al islote.

El 31 de julio de 1761, en pleno invierno austral, y menos de un año después de haber zarpado de Bayona, el Utile embarrancó en los bajíos próximos a la isla de Tromelin y acto seguido se fue a pique. La mayor parte de la tripulación y sesenta esclavos sobrevivieron, pero en las bodegas del buque pereció un número indeterminado de malgaches para los que aquel fue el primer y único viaje en barco de sus vidas. También perdieron la vida más de veinte tripulantes. Los supervivientes se quedaron en Tromelin con una gran parte de los suministros que llevaba el barco, y empezó entonces el reto de sobrevivir.

tromelin4

Del pecio hundido habían conseguido sacar agua y víveres, pero ambos suministros estaban reservados para los aproximadamente 120 marinos supervivientes. Los esclavos tuvieron que apañarse por su cuenta. En el cuaderno de bitácora se lee que “unos 20 negros murieron al no recibir agua”. Durante los siguientes meses unos y otros sobrevivieron a base de pescado, marisco, tortugas y aves marinas, mientras la tripulación del barco montaba una balsa que pudiera navegar hasta puerto seguro. Cuando llevaban medio año en la isla finalmente la terminaron y marcharon. Pero no se llevaron a los esclavos. Los sesenta fueron abandonados con algo de agua y víveres, y con la promesa de que volverían a por ellos en unos meses. No lo hicieron.

tromelin6

Avión en la isla de Tromelin en 1981

Cuando los náufragos llegaron a Isla de Francia (la actual Mauricio) dieron aviso de la situación, pero el gobernador se negó a acudir en ayuda de los esclavos. De hecho él mismo había prohibido la importación de esclavos desde Madagascar, puesto que al estar en guerra con Inglaterra (Guerra de los Siete Años) un ataque de la flota inglesa de la India podría encontrarles con demasiadas bocas que alimentar. Se produjo una cierta polémica en la sociedad de Isla de Francia, con intercesión de algunos dignatarios locales para enviar una expedición de rescate, pero el gobernador no dio su brazo a torcer. Eran esclavos, no merecía la pena arriesgar un barco por ellos. El siglo XVIII no era un lugar seguro para ser negro.

Tromelin-topo.svg

Plano del islote (clic en la imagen para ampliarlo). La altura máxima apenas sobrepasa la media docena de metros. 

Así que allí se quedaron los supervivientes del naufragio, abandonados a su suerte, en una isla donde no había nada. Ni agua potable, ni alimentos, ni madera, nada. Y sin embargo se decidieron a sobrevivir. Los maderos del buque hundido les sirvieron para encender un fuego, pudieron cazar aves y tortugas y fabricaron herramientas y algunos recipientes para almacenar el agua de lluvia. Con bloques de coral construyeron precarios edificios que les resguardaban de las frecuentes tempestades y de las mareas altas, que podían y pueden llegar a cubrir la isla por completo.

tromelin7

Vista aérea de Tromelin. En primer plano, la estación meteorológica y los edificios anexos. 

No todos participaron en la empresa, claro. Muchos de los esclavos trataron de huir con pequeñas balsas hechas de restos del naufragio. Un grupo de dieciocho esclavos partió al cabo de unos años hacia Madagascar, pero se desconoce por completo su destino. Probablemente se hundió en el mar antes de cumplir su propósito. Otros simplemente se dejaron ir flotando sobre los restos del barco. Pero la mayoría optó por hacer lo que los seres humanos llevamos inscrito en los genes: intentar sobrevivir. Tromelin5

Con unos pocos útiles de cocina y los maderos que iban obteniendo del pecio hundido pudieron sobrevivir durante años gracias a una dieta basada en tortugas, aves marinas y pescado. En el centro de la isla instalaron un fuego perpetuo que mantuvieron encendido durante todo su cautiverio. Que acabaría durando mucho más de lo que podían imaginar. Quince años tuvieron que esperar en un islote de menos de un kilómetro cuadrado a que vinieran a recogerles. Cuando llegó el momento, del grupo de 60 esclavos iniciales apenas quedaban 13. Que sumaban catorce si contamos al niño que había nacido en la isla, único nacimiento registrado allí en toda la historia de la humanidad.

tromelin8

Restos de las viviendas que construyeron los náufragos de Tromelin con bloques de coral y arena compactada (fuente)

Década y media después del naufragio, ya en 1776, un mercante francés pasó cerca de la isla y vio a los náufragos, que para entones habían sido olvidados y dados por muertos. Un marino fue enviado en  un  bote para averiguar qué sucedía, y embarrancó cerca de la isla. Una vez allí y con los materiales disponibles (procedentes del pecio hundido tres lustros atrás) armaron una balsa que le permitió escapar del islote junto con seis náufragos (tres hombres y tres mujeres) y llegar, días después, a la actual Mauricio. Allí la noticia corrió como la pólvora e inmediatamente un barco de guerra francés acudió a socorrer a los náufragos. Al mando estaba el capitán Bernard Boudin de Tromelin, en cuyo honor se renombró la isla. En total había habido trece supervivientes del naufragio, y un niño nacido en la isla, que sobrevivió junto a su madre y su abuela.

tromelin9

Restos arqueológicos en Tromelin (fuente)

En la Isla de Francia había un gobernador con más corazón que el anterior y declaró a los supervivientes como hombres libres. Después adoptó al niño de ocho meses como hijo suyo y le llamó Jacques Moise. Moise es como en francés se llama a Moisés, que según la leyenda bíblica también fue recuperado del agua. Concluía así una historia de supervivencia y superación absolutamente increible, la de unos robinsones esclavos que se negaron a aceptar el final que el destino y las leyes de los hombres les tenían preparados. Los catorce supervivientes se quedaron a vivir en Mauricio y es probable que sus descendientes sigan hoy allí.

tromelin_11

Un par de gaviotas en Tromelin. Nótese lo desolado del paisaje.

La historia de los supervivientes de Tromelin ha salido a la luz gracias a una excavación arqueológica en marcha desde 2006 y financiada por la Unesco, cuya página web (en francés) podéis consultar aquí: Archeonavale.org Fuentes y más info: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Si te gustó esto, puede que te gusten:

La tragedia de Clipperton
Pitcairn, la isla de la endogamia
A diez mil kilómetros de casa y sin embargo, en casa

About these ads

Etiquetas: , , , , ,

21 comentarios to “Los esclavos olvidados de Tromelin”

  1. Dorian Says:

    Buena historia, solo que el 31 de julio no es el verano austral es el invierno. Ya extrañaba las historias de islas perdidas y naufragos.

  2. Daniel Says:

    Muy buena la historia. Leyendo hace poco la historia de los territorios de ultramar franceses, la había conocido. Muy famosa también lo ocurrido en la isla francesa de Clipperton. Saludos.

  3. Los esclavos olvidados de Tromelin Says:

    […] Los esclavos olvidados de Tromelin […]

  4. Pepelui Says:

    Hay otra historia de olvidados – muchos soldados franceses- en una isla -Cabrera, España – mucho más trágica, ya que se trataba de cientos de soldados franceses confinados en el Archipiélago de la Cabrera, tras la derrota gabacha en Bailén.

  5. Fadelcla Says:

    Que pelicula se podria hacer con esto y que universo increible que son las islas y sus historias. Gracias por traerla Diego.

  6. Vietnam Says:

    Increible historia, como bien dicen se podía hacer una película.

  7. Anuro Croador Says:

    Ya existe algo parecido con la de El Náufrago de Tom Hanks, pero esta historia sería real y con un final espectacular con el niño Moisés

  8. Borja Says:

    Increible historia como siempre, gracias por compartir este relato con todos nosotros.

  9. Sherlock Says:

    La realidad supera muchas veces a la ficción. Una historia conmovedora y escrita con ese toque épico que tanto gusta en este blog.
    Estoy místico, sí. Tendré que ir a este islote a investigar.

  10. Sr. Bizarro Says:

    Una historia más del abracadabrante Atlas de Islas Remotas de Judith Schalansky. Aterrador y humano, terrible y hermoso. Como la misma humanidad.

    Lo leí y me quedé alucinado. Además es que las islas como concepto geográfico y psicológico es un reto mental.

    ¿Aún no has hablado del libro por aquí? Por cierto, bellamente editado.

    http://www.capitanswinglibros.com/catalogo.php/atlas-de-islas-remotas

  11. Xavi Says:

    Espectacular entrada. Como se apunta en otro comentario, a mi me ha recordado mucho a la historia de los militares franceses abandonados en la isla de Cabrera.

  12. Tinejo Says:

    Estos excelentes reportajes no dejan nunca de sorprenderme. Gracias por la historia.

    http://casaquerida.com/2014/04/15/actores-nada-memorables/

  13. tucumano Says:

    No tengo palabras para agregar a ésta triste historia.

  14. arsenito Says:

    Vaya historia Mr. Mapache, demuestra lo que somos capaz de hacer los seres humanos…

  15. Nimo_ Says:

    Muy buen post, a veces dudo que hayamos avanzado algo en temas de humanidad.

    Por otro lado, celebro el regreso del blog, ya me sentía con síndrome de abstinencia releyendo una y otra vez el post del 31 de diciembre…

    Felicitaciones Diego por el retorno exitoso!

  16. fernando Says:

    Gracias por traernos esta historia, impresionante como tal y magníficamente contada.

    Una pregunta: se dice que Madagascar es tierra firme mientras que Mauricio no lo es. Siempre había entendido que ‘tierra firme’ es un continente o algo muy grande, como supongo que es Madagascar ¿Sabe alguien a partir de qué tamaño una ‘isla’ se le suele llamar ‘tierra firme’?

  17. Ricardo Carranza Says:

    Imposible no acordarse de la Isla de Clipperton, felicidades, muy buena historia, felicidades

    Ricardo Carranza
    México D.F

  18. Ecomobisostrans Says:

    Ahora que Catalunya es muy probable que se independice, hemos de empezar a buscar las frikadas fronterizas que quedarán. En la N230 (que va serpenteando entre Catalunya y Aragón) habrá bastantes periclaves, y algun que otro pueblo dividido. La propia Val d’Aran es periclave algunos dias (cosa que haciendo las cosas bien no tendria que serlo porque el Port de la Bonaigua tendría que ser siempre transitable, pero eso ya es otro tema).
    Un saludo!

  19. Fernando Says:

    Estupendo como siempre.

    Pero me queda la mosca detrás de la oreja…. Por lo que comentas, había robinsones y robinsonas, pero… ¿un solo nacimiento? Me extraña muchísimo.
    Sin Internet, sin TV,… ¿y sólo un hijo durante todos esos años?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


%d personas les gusta esto: