El país de los Pirineos

La frase que da título a esta entrada fue utilizada por las autoridades de Andorra como parte de las asiduas campañas de promoción turística del Principado en España. Y el caso es que, si nos ponemos puristas (extremadamente puristas, añado), es incorrecta, puesto que Andorra no es “el” país de los Pirineos, sino “un” país de los Pirineos. Existe otro país, prácticamente desconocido para el resto del mundo, que, técnicamente al menos, merece también esa denominación. Se trata de la minúscula República de Goust, un pequeño enclave en los Pirineos, a 24 kilómetros de la frontera hispanofrancesa, que pertenece a Francia, y sin embargo oficialmente nunca ha sido anexionado al país galo.

Vista de Goust y el valle que lo rodea. © Jean M. Ollivier

Si SIngapur es una ciudad estado, Goust sobrepasa con creces esa denominación. Es una aldea estado. Con una superficie de dos kilómetros cuadrados y medio, y una población que rara vez llegó al centenar y medio de personas, es uno de los países más pequeños que jamás ha existido. La localidad funcionó de manera autosuficiente, dedicado a la agricultura y la ganadería, por lo menos desde el siglo XIV. Y en 1648 (año en el que se firmó la Paz de los Pirineos) su independencia fue reconocida por España y Francia. La minúscula república carecía de un Estado merecedor de tal nombre, puesto que los habitantes no pagaban impuestos, ni necesitaban, por tanto, funcionarios. Nueve familias componían la totalidad de la población del país, gobernado únicamente por un consejo de doce ancianos (la longevidad en el pueblo/país parece ser proverbial).

A finales del siglo XIX la población no llegaba a las setenta personas (sin duda, el país menos poblado del mundo), casi todos ellos parientes con diversos grados de consanguineidad. Este consejo de ancianos decidía sobre todos los asuntos y disputas en el país, incluídas las solicitudes de boda. El pueblo y el país son tan pequeños que carecían de un sacerdote en nómina, por lo que para celebrar bodas, bautizos y funerales la población al completo tenía que trasladarse a la vecina población de Laruns. Con las bodas y bautizos no había problema, porque los novios pueden caminar (normalmente) y a los bebés es fácil llevarles, pero a la hora de enterrar a alguien los cinco montañosos kilómetros podían hacerse algo largos cargando un ataúd, así que los goustenses (gentilicio que acabo de inventarme) procedían a empaquetar al finado en un ataúd y a lanzarlos a ambos ladera abajo hasta Laruns, donde finalmente el alma del vecino podría encontrar descanso eterno, y todo eso.

Una casa en Goust.

Según cuentan las crónicas de la localidad, el rey Enrique IV le concedió una pensión vitalicia a un ciudadano de la república que había nacido en 1442. Teniendo en cuenta que Enrique IV reinó entre 1589 y 1610 (y que había nacido en 1554), resulta poco sorprendente la fama de longeva que poseen los lugareños. La pensión se extiguió cuando presuntamente murió su beneficiario, en 1605, a la tierna edad de 163 años. Uno, que es malpensado, opina que algo de trampa debieron hacer los habitantes de Goust para seguir cobrando la pensión. Y es que todo está inventado desde hace ya tiempo.

A Goust se la menciona en varias publicaciones de finales del siglo XIX y principios del XX, y posteriormente desaparece del mapa. Un tal Edwin Asa Dix menciona el minúsculo país en un libro titulado “Viaje veraniego por los Pirineos”, que fue publicado en 1890. Según cuenta, al llegar allí el muy cachondo se presentó como una especie de embajador americano, y anunció que cualquier cortesía que tuvieran con ellos sería considerada de manera oficial por su país. Sólo encontró mujeres trabajando seda para venderla en el resto de pueblos del valle. Ante sus preguntas sobre la soledad y el aislamiento del pueblo aquellas mujeres respondieron que realmente no se sentían ni solos ni aislados. Le contaron cosas sobre su peculiar forma de gobierno y sobre su pequeña historia local, y, a cambio, el viajero fue inquirido sobre su viaje por los Pirineos. Las lugareñas no entendían la necesidad de viajar desde Estados Unidos hasta tan lejos simplemente para dar un paseo. También les sacó una fotografía, no sin antes explicarles el funcionamiento de la cámara, de la que sólo he podido encontrar esta atroz reproducción.

Ancianas en la puerta de una casa de Goust, 1890.

Otras publicaciones mencionan Goust como una curiosidad geográfica. En el Frankfurt Times de 1888 apareció una referencia a la micronación:

Entre los pacíficos residentes de esta microscópica república hay varios centenarios. Nadie es realmente pobre, ni tampoco rico. La lengua que hablan es una mezcla de francés y español, y sus costumbres [...] han permanecido invariables durante siglos.

El Libro de la información Curiosa, escrito por un tal William S. Walsh, y aparecido en 1913, comentaba por encima las costumbres funerarias de los habitantes del país, su autogobierno mediante el consejo de ancianos y la dedicación a la lana y la seda de la población local, compuesta, en 1910, por un centenar y medio de personas. En el primer cuarto del siglo XX aparecen algunas menciones más a la república más pequeña del mundo (aún no se habían establecido las fronteras de la Ciudad del Vaticano), pero después de aquello únicamente aparece mencionado el país en la Guía de los Pirineos misteriosos, en 2005.

Actualmente Goust es una pedanía que pertenece a la Comuna de Laruns, que abarca, además del pueblo homónimo y Goust, todas las pequeñas aldeas del Valle de Ossau. En teoría, Goust nunca ha renunciado a su soberanía, y no existe ningún documento oficial sobre la anexión del país a Francia, por lo que la soberanía de París sobre el pueblo, en teoría, ya digo, es sólo de facto.

Para saber más:

La historia la encontré en Menéame, que a su vez enlazaba a Ketari en Nirudia.

A través de este último se llega a la página de Jean M. Ollivier, de donde he sacado algunas citas e información (en inglés y francés).

El libro de Edwin Asa Dix se puede consultar entero en el Proyecto Guttenberg. La parte en la que habla de Goust empieza en el capítulo diez.

About these ads

Etiquetas: ,

20 comentarios to “El país de los Pirineos”

  1. meneame.net Says:

    El país de los Pirineos…

    Si SIngapur es una ciudad estado, Goust sobrepasa con creces esa denominación. Es una aldea estado. Con una superficie de dos kilómetros cuadrados y medio……

  2. Ernesto de la Serna Says:

    ¿Tú cómo te enteras de estas cosas, nen?

  3. Retroferran Says:

    Como habitante de Andorra, y lector de tu blog, me encantó este post.
    Felicitaciones!

  4. Don Agrio Says:

    Je, pese a ser pirenaico (de la Seu d’Urgell, más concretamente), jamás había oído hablar sobre Goust.

    Curiosamente, por cuestiones familiares, sí que conozco la historia de otra especie de república entre dos estados, aunque con diferente suerte (oficial, que no oficiosa) que la de la pirenaica: el Couto Mixto (o Coto Mixto), a caballo entre España y Portugal.

    Por si quieres más información (bueh, labor de Google), aquí tienes:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Coto_Mixto

    http://www.elpais.com/articulo/reportajes/republica/independiente/Couto/elpdomrpj/20060730elpdmgrep_5/Tes

    Salud y aprovecho para felicitarte por el aún reciente enlace.

  5. Mike Says:

    Muy interesante. Lo he buscado en la wikipedia y no sale (también lo he buscado en la wikipedia en francés). ¿Por qué no creas un artículo con casi este mismo texto? Yo creo que es muy completo y más que suficiente.

    Saludos, acabo de añadirte tus entradas rss, muy buen blog.

  6. Hitur Says:

    Goust aparece en la wikipedia en inglés: http://en.wikipedia.org/wiki/Goust

    Por otra parte seguramente la lengua propia de esta pequeña república sea un dialecto bearnés del gascón y no una mezcla de español y francés, que es lo que a ignorantes oídos les pudo sonar.

    Un saludo.

  7. Rincewind Says:

    Que bueno. Gracias por la información. “Un dia sin descubrir algo nuevo es un dia perdido”. Gracias por ayudarme a no perder el de hoy

  8. Fronteras en la radio « Fronteras Says:

    [...] que anoche hasta yo mismo pude intervenir brevemente, a cuenta de la minúscula y desconocida República de Goust, que los fieles lectores de Fronteras sin duda recordarán. Cristina Hermoso de Mendoza (si lees [...]

  9. Marcelo J. Bourdeu Says:

    Estoy de acuerdo con lo que más arriba señala Hitur.
    Es más que seguro que, en las cercanías de Laruns, el idioma hablado (porque es idioma y no dialecto) haya sido -y probablemente siga siendo- el bearnés (en bearnés: biarnès; en francés: béarnais).
    Esta lengua, una variante del gascón, es romance, pariente del catalán. Así, para los franceses tiene un aire español y para los españoles un aire francés, sin ser ni un idioma ni el otro, sino un tercero que por razones políticas no alcanzó la difusión de los primeros.

    Muy interesante y curiosa la página.

  10. La inevitable entrada del primer aniversario « Fronteras Says:

    [...] El país de los Pirineos, sobre la minúscula república de Goust. Esta entrada provocó una estelar aparición radiofónica [...]

  11. Ketari Says:

    Me alegro de ser el origen de este interés tuyo por Goust, hace unos meses volví a pasar por cerca de Goust pero estaba todo nevado y la carretera de acceso estaba peligrosa así que decidí no subir.

    Espero volver en verano/primavera e intentaré preguntar a la gente, la historia la descubrí con posterioridad a visitar Goust la primera vez.

  12. Marcelo J. Bourdeu Says:

    ¡Que tengas buen viaje! Y que sea provechoso.
    Publica alguna información más, si la consigues.
    Yo no puedo ir tan facilmente, ya que vivo a los 34° 38′ Latitud Sur…

    Un saludo.

  13. Fronteras en la radio (volumen II) « Fronteras Says:

    [...] Mendoza  fue exactamente la misma que cuando dedicaron unos minutillos a hablar de la minúscula República de Goust. En la última edición de La Transversal, el programa de Radio Nacional de España “sin [...]

  14. manhuel Says:

    genial articulo

  15. Costadamorte Says:

    No se si en algún post habrás hablado del “Couto Mixto”, un pseudo miniestado que existió entre España y Portugal en la frontera de la provincia de Ourense…
    Si no es así, podías hablar sobre el…

  16. Susana Rocasola Says:

    Buscando un espacio natural y simple para pasar unos días, encontré este interesante blog. Las vías por las que se puede llegar a un conocimiento nuevo son inimaginables. Olivier, lo que has escrito es una invitación a la aventura de saber y ver más. Este es algo encantador que ignoraba. Una perla.
    Como lingüista, reparé inevitablemente en el tema de la lengua bearnesa, gascona u occitana, según escoja cada uno llamarla. No hay nada oficial que de un lugar a la lengua mencionada. Los hablantes del idioma de Cervantes, aceptamos que sea llamada “lengua española o castellana”. Ensanchando miras, podríamos seguir un “arbol genealógico” de esa lengua aunque el rigor lingü’istico contemporáneo ya no se refiera a familias de lenguas ·románicas”, “germánicas” o “indoeuropeas” `por ser teorías incompletas. Para no perder la magia, podemos decir que todo el sur de Francia es occitano y la lengua bearnesa se enmarca en la occitana a través del gascón. Se le agregan los Valles Occitanos de Italia y el Val d´Aran integrado a la Comunidad Catalana. Con todo su encanto, es una lengua destinada a desaparecer porque los jóvenes la ignoran y los de más de cuarenta la utilizan como segunda lengua. Esto último sucede casi exclusivamente entre los francófonos.
    Trataré de visitar esa República de Goust en primavera. Me habéis regalado otra curiosidad: saber del miniestado “Couto Mixto”.
    ¿Habéis hablado de eso ya?

  17. Marcelo Says:

    Para Susana Rocasola:

    A continuación, ve el vínculo con una página oficial (porque es del Consejo General del Departamentto francés de Pirineos Atlánticos) que habla sobre la lengua bearnesa:

    http://www.cg64.fr/fr/pagesEditos.asp?IDPAGE=217&ms=1&id=9A58CA0F

    Saludos y suerte en tu viaje

  18. jimmy garcia Says:

    TIENE BANDERA ESTA MINI-REPUBLICA?BUSQUE EN LA WEB Y NO ENCONTRE NADA.PODRIAS HACER UN INFORME SOBRE EL ENCLAVE ALEMAN DE BUSINGUEN,EN EL CANTON SUIZO DE SCHAFFHAUSEN. SALUDOS Y SUERTE EN TU VIAJE.

  19. FRAN Says:

    Definitivamente tendrias que escribir un libro.

  20. Perico Says:

    Hoy he estado allí y me alegra saber que no es un pueblo abandonado y que la historia es cierta pero después de preguntarle a uno que salía de su casa veo que son muy felices con sus granjas y no tienen interés en construir rascacielos como en Singapur o centros comerciales como en Andorra. Hacen bien en no darse mucho a conocer. Más que independientes los veo libres.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


%d personas les gusta esto: