La última frontera de la Guerra Fría (I)

Oficialmente, la Guerra Fría terminó el 26 de diciembre de 1991. Ese día, el Soviet Supremo de la URSS reconoció públicamente que la Unión Soviética había dejado de existir, disolviéndose en dieciséis repúblicas independientes. Mijail Gorbachov había dimitido de su cargo un día antes, y a principios de mes casi todas las repúblicas soviéticas habían pactado la formación de la Comunidad de Estados Independientes. Pero la Guerra Fría había tenido muchos episodios calientes, que habían dejado su rastro por todo el mundo. El último frente de la Guerra Fría aún abierto no es otro que Corea.

La imagen de la cabecera de este blog está tomada en la frontera entre las dos Coreas. Esa frontera es posiblemente una de las más difíciles de cruzar del mundo. Defendida en ambos lados por cientos de miles de soldados y una cantidad aún superior de minas, separa dos mundos completamente diferentes, la próspera y dinámica Corea del Sur y la paupérrima, oscura y cerrada Corea del Norte.

Vista satelital nocturna de la Península de Corea. El norte, exceptuando la ciudad de Pyonyiang, permanece prácticamente a oscuras, en contraste con el iluminadísimo sur. La enorme mancha de luz cercana a la frontera es Seúl.

La frontera entre las dos Coreas quedó establecida tras el alto el fuego de 1953. La guerra de Corea enfrentó a las fuerzas de la ONU, capitaneadas por Estados Unidos, contra el ejército norcoreano, apoyado masivamente por China. Antes de la guerra, el paralelo 38 hacía de frontera de facto entre ambas Coreas. El armisticio de agosto del 53 supuso el final de los combates, pero, al menos técnicamente, no el fin de la guerra. Técnicamente Corea del Norte y Corea del Sur siguen en guerra, puesto que no han firmado tratado de paz alguno y, de hecho, ninguno de los dos países reconoce al otro.

Un poste señalizador de la frontera de facto entre las dos Coreas

La frontera entre ambas Coreas discurre a través de la conocida como Zona Desmilitarizada, o DMZ, por sus siglas en inglés. La DMZ tiene cuatro kilómetros de ancho, y 238 de largo. Está establecida a ambos lados de la Línea de Demarcación Militar, o, más claramente, de la línea del frente de guerra en la fecha de la firma del armisticio, en julio de 1953. El estado del frente en esa fecha marca la frontera de facto entre los dos países. La frontera está marcada a intervalos regulares con carteles puestos allí en los años 50, que se conservan entre mal y peor. El acuerdo de alto el fuego entre las dos partes estableció una franja de seguridad de dos kilómetros a ambos lados de la frontera, en la que no pueden establecerse posiciones militares, si bien se permiten patrullas militares, y, más recientemente, visitas turísticas.

Mapa de la DMZ entre las dos Coreas (en rosa). La línea negra dentro de ella es la frontera de facto entre ambos países.

Tres pueblos se encuentran dentro de la DMZ, uno a cada lado de la frontera y un tercero dividido entre ambos países, Panmunjeom. En la pequeña villa surcoreana de Daesedong-Dong sólo se puede residir con un permiso del gobierno, que la administra directamente, y únicamente se les concede a aquellos que tengan fuertes vínculos ancestrales con el pueblo. Daesedong se encuentra a cuatrocientos metros de la frontera, y a poco más de kilómetro y medio de Gijeong-Dong, la única localidad norcoreana en la DMZ. El pequeño pueblo norcoreano está habitado únicamente por soldados, y su existencia obecede únicamente a motivos propagandísticos. En la villa surcoreana hay un mástil de 80 metros de alto en el que ondea la bandera de Corea del Sur. Para contrarrestar el efecto, en la localidad del norte, el gobierno de Kim Il Sung instaló el mástil más alto del mundo, de 16o metros de alto, perfectamente visible desde el otro lado de la frontera. Según la orwelliana propaganda norcoreana, la localidad es conocida como la “Aldea de la Paz”. Las crónicas cuentan que un sistema de sonido emite 24 horas diarias de propaganda hacia el sur.

El mástil más alto del mundo. Dicen que, cuando llueve, la bandera norcoreana tiene que ser arriada, porque el mástil no soporta el peso de la enorme pieza de tela mojada.

El tercero de los pueblos fronterizos es, como ya se ha mencionado, Panmunjeom. Se encuentra a menos de un kilómetro de los otros dos, y es el lugar donde Estados Unidos y Corea del Norte firmaron las dieciocho copias del alto el fuego de 1953. El edificio donde se firmó aún permanece en pie en la parte norte de la frontera, y ha sido reformado para albergar el Museo de la Paz. A un kilómetro del pueblo se encuentra la Zona de Seguridad Conjunta, o JSA, por sus siglas en inlgés. En ese lugar, fuertemente vigilado, se encuentra el único punto de encuentro entre ambas coreas, la que es democrática y la que proclama serlo. Sobre la misma frontera se encuentra una serie de edificios azules en los que se reunen las autoridades del norte y del sur (por el sur siempre acude Estados Unidos, puesto que el norte no reconoce al gobierno de Seúl). La frontera parte en dos los edificios, y también las mesas de su interior, para que los representantes de ambos países se encuentren en el territorio de su competencia.

Sobre estas líneas, soldados norcoreanos en la Zona de Seguridad Conjunta. La frontera exacta está junto a los soldados del fondo, representada por el bordillo que cruza de un edificio a otro. Debajo, visto desde el otro lado de la frontera, soldados surcoreanos y estadounidenses vigilan la frontera. La imagen se puede ver mucho más grande pinchando aquí.

A ambos lados de la frontera se organizan excursiones para visitar la JSA. Una de las primeras condiciones que se imponen para apuntarse es no beber, puesto que cualquier incidente, por nimio que sea, puede provocar un enfrentamiento armado. Otra de las normas a seguir es no salirse jamás de la zona asfaltada. A lo largo de la frontera yacen varios cientos de miles de minas antipersona, por lo que un paseito por el bosque es garantía de no volver entero. Las excursiones desde Seúl (que está a apenas 50 kilómetros de la frontera norcoreana) permiten a los turistas entrar en los edificios divididos. Estos edificios sólo tienen dentro personal de Corea del Sur, por lo que se permite cruzar la raya que los divide y pasar a Corea del Norte, aunque sólo sea unos metros. La salida hacia el régimen comunista está vigilada por soldados surcoreanos.

Interior de uno de los edificios en la JSA. La foto está tomada desde territorio surcoreano. La frontera cruza exactamente por el centro de la mesa en el centro de la imagen

El lunes,más.

About these ads

Etiquetas: , ,

17 comentarios to “La última frontera de la Guerra Fría (I)”

  1. La última frontera de la Guerra Fría (y II) « Fronteras Says:

    [...] frontera de la Guerra Fría (y II) Comentábamos con nuestro nos mayestático habitual, en la primera parte de esta entrada, las peculiaridades de la Zona de Seguridad Conjunta (Joint Security Area, o JSA) que existe en la [...]

  2. La última frontera de la Guerra Fría Says:

    [...] de la foto es uno de los vigilantes de Panmunjeom, el puesto fronterizo entre las dos Coreas. El edificio en cuestión está dividido por la frontera dentro del Área de Seguridad Conjunta [...]

  3. Estupideces humanas - Savuar Fuar Says:

    [...] ya que para el norte no existe ninguna Corea del Sur. Todo esto lo explican maravillosamente en La última frontera de la Guerra Fría, un artículo lleno de hechos que me dejan perplejo ante el desgaste de energías y recursos con [...]

  4. La Guerra de Corea « [xD]Eksd[/xD] Says:

    [...] + info sobre la Zona Demilitarizada en Fronterasblog: 1 y [...]

  5. Germán Says:

    Formas de hacer política de ambos paises, aunque realmente las prácticas del país del norte son mas rígidos con sus ciudadanos, también es cierto que en muchos paises occidentales se conoce unicamente la versión estadounidense de los hechos que sucedieron hace ya mas de medio siglo. Pero como decía nada justifica que un gobierno viole garantías y libertades individuales. En fin, son formas de hacer política…

  6. La inevitable entrada del primer aniversario « Fronteras Says:

    [...] La última frontera de la Guerra Fría, sobre la frontera entre las dos Coreas, sacada de una película de ciencia ficción chunga. En [...]

  7. jesus Says:

    Corea del Norte no es un exponente de la guerra fría. Es una búsqueda intencionada de significar algo por un absurdo. Al igual que las fotos sobre la luminosidad.

    http://webspace.webring.com/people/vo/or4521/mackinder.htm

  8. Presentación del libro Korea y el Hapkido | Yang Hum Kwan Hapkido Says:

    [...] Artículo sobre la DMZ (Paralelo 38). Un artículo extenso y muy interesante que habla sobre la última frontera de la Guerra Fría, los túneles excavados por Corea del Norte en dirección a Seúl, …. [...]

  9. Las autopistas desiertas de Corea del Norte « Fronteras Says:

    [...] por último, si te gustó esta entrada, no te pierdas La última frontera de la Guerra Fría (y su segunda [...]

  10. christian Says:

    que mas se podria esperar de este abusivo pais norteamericano, que lo uni co a lo que se dedica es a ostigar su tan fracasada politica capitalista, no contento con esto ahora se ha asentado en las puras tierras antiguamente bolibarianas con ayuda de los tan cobardes y gallinazos Colombianos ……. es este tipo de Imperialistas con los que hay que luchar para evitar la expansion idealista …..VIVA COREA DEL NORTE VIVA CUBA Y VIVA VENEZUELA …… verdadero ejemplo de un mejor estilo de vida USA esta muy verde para …”REPUGNAR” Y DISQUE prohibir los programas nucleares

    • Marcelo Says:

      Uy si, tan bien están en Venezuela que devaluaron el Bolívar, tienen un mico de presidente que solo dice sandeces con delirios de ser libertador, y para colmo de males les apagan los bombillos frecuentemente (esos racionamientos de luz con tanto petroleo para que? jajajajajajajajaja).

      Los colombianos no somos cobardes, mas bien somos tolerantes ante sus insultos, querellas y provocaciones. O dime algo, ¿tanto es Venezuela que en una guerra contra nosotros no crees que Estados Unidos tendrá la excusa perfecta para invadirlos? jajajajajajajjaja

      Historicamente ustedes han sido unos peleoneros y eso sí, BRUTOSSSS a morir. Pero bueee.. siguen siendo nuestros hermanos. Y quiero que sepan que los queremos.

  11. jorge Says:

    lo q pasa es q estos venecos se creen la chimba pero estan equivocados, por q tienen mejores juguetes q nosotros creen q con eso no van a asustar, miedo no les tenemos ni mucho menos a los zukoi ni la las bobadas q habla el cara de chimpance de chavez aca; lo q el gobierno colombiano ha sido es tolerante con las perradas q hace el chimpance de chavez ; ahora tienen q armar los campesinos las mujeres de hogar con frentes bolivarianos q estupides acaso con q van a pelear las abuelitas con las ollas y los sartenes q verguenza d pais q es esa venezuela involucrando civiles al conflicto armado ……………………………….

    pero si quieren aca ahy medio millon de militares sin contar infanteria de marina fuerza aerea fuerzas epeciales q le tenemos unas ganas al chimpance y alos chavestias .

    A espero q tengan luz para poder ver el mundial

  12. Juan Says:

    Saludos. Soy periodista y estoy haciendo un informe sobre la frontera entre las dos coreas. Alguien conoce el lugar? alguien conoce Corea del Norte y sabe cómo es la vida allá? Les agradezco me dejen un contacto en mi email. jptobon8@gmail.com

    Saludos

  13. La autopista de seis carriles que termina en mitad del campo « Fronteras Says:

    [...] una de las fronteras más herméticas del mundo, sólo comparable a la de Armenia y Azerbayán o a la de las dos Coreas. Sólo los contrabandistas y algunos pastores la cruzan (cuando no hay soldados cerca). El cierre [...]

  14. Roberto Says:

    Corea puede ser un mal lugar, pero solo el pueblo puede definir su destino. Tarde o temprano todo regimen autoritario cae. Sirvanse de ejemplo Rusia, Cuba, Francia, Egipto, etc.

  15. Las fronteras subterráneas (primera parte) « Fronteras Says:

    [...] al otro lado del muro hay algún norcoreano velando por la integridad de su país. (Más info en La última frontera de la Guerra Fría y su segunda [...]

  16. Los muros que aún permanecen en pie (II) « Fronteras Says:

    [...] Fronteras: La última frontera de la Guerra Fría (y, claro, su segunda [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: