Archive for the ‘Viajes’ Category

I love people

18-julio-2014

Así se titula el vídeo en time lapse  de Benjamin Jenks, que se recorrió los Estados Unidos, de California a Maine, haciendo autostop, y fotografiándose con gente. A lo largo de más de tres mil fotografías, tomadas en lugares como la presa Hoover, el Cañón del Colorado, la Bourbon Street de Nueva Orleans o el Obelisco de Washington D.C., pero también en docenas de aparcamientos de centros comeriales, muros de extrarradio y bares de mala muerte (ojo a la escena de Austin, Texas), nuestro viajero de hoy nos muestra EE.UU., pero sobre todo, gente, mucha gente. Hasta 930 personas, según la descripción del vídeo (no me he parado a contarlas, ni pienso hacerlo). Todo ello en menos de tres minutos. Un video viajero para desearos feliz fin de semana, y también felices vacaciones a los que ya las empezáis.

 

El accidentado viaje de la señora Benz

14-julio-2014

Corría el año 1888 y el señor Benz, cuyo apellido quizás os suene de una marca de coches alemana, se encontraba un poco alicaído. Herr Karl Benz, que ese era su nombre completo, estaba preocupado por las ventas del producto estrella de su compañía, el Benz-Patent Motorwagen, que venía a ser un triciclo motorizado. Bertha Benz, simultáneamente esposa y socia capitalista en la compañía, confiaba plenamente en las posibilidades comerciales del cacharro, así que decidió embarcarse en un viaje prodigioso para demostrarle a su marido y de paso al público en general todo lo que era capaz de hacer aquella máquina. Esta es la historia de su accidentado viaje.

Bertha Benz

Bertha Benz, hacia 1871

(more…)

Allí donde se cruzan las líneas imaginarias

20-junio-2014

Una de las mejores cualidades de Internet, en su más amplia definición, es que es difícil sentirse solo. No importa cuán específica sea tu afición y cuán minoritaria puedan parecer las obsesiones de uno, siempre hay otra gente, un buen puñado de ella, con similares intereses. Este blog es un ejemplo de ello. Seis años y medio escribiendo de límites territoriales y sitios raros en mitad de la nada y cada día lo lee más gente (vamos a razón de casi cuatro mil visitas diarias, lo que supone que cada mes lee este blog casi la misma gente que en todo el primer año de vida de Fronteras ¡Viva y bravo!). Autobombo aparte, una de las consecuencias directas del enunciado anterior es que no importa cuán geek o friki seas, siempre habrá alguien mucho más geek que tú. Y las fronteras no son una excepción. Cuando empecé a escribir este vuestro blog fronterizo descubrí gente que viajaba cientos de kilómetros para recorrer un tramo de límite internacional en mitad de un bosque, o apasionados de los límites municipales. Yo mismo he hecho alguna cosa así, en realidad. Pero todos nosotros, gente como Ishosholoza, que convenció al guía de su autobús para cruzar ilegalmente la frontera del Congo, gente como Sherlock, que se juega una estancia en una cárcel rusa sólo para llamarme desde una triple frontera, o yo mismo, que estuve a punto de morir congelado mientras trataba de hallar el camino al punto más alto de los Países Bajos habiendo aparcado el coche en Alemania, todos nosotros, digo, quedamos como auténticos principiantes, pequeños aprendices, lamentables aspirantes al lado de la gente que hace el Degree Confluence Project.

DCP1

¿Qué señaliza exactamente esa bandera? Luego os cuento

(more…)

El camino más largo

6-junio-2014

longest

Hoy en Fronteras recuperamos un clasicazo de los vídeos viajeros. Digo clásico porque ya tiene cinco años y eso, en Internet, es el equivalente a un par de eras geológicas en el mundo real. Pero en Fronteras nunca nos hemos caracterizado por lo veloz de nuestras reacciones. A lo que iba. El vídeo de hoy se titula “The Longest Way”, y lo filmó a lo largo de unos cuantos meses un tipo de Alemania llamado Cristoph Rehage que decidió caminar desde Pekín hasta su casa. Se afeitó la cabeza y la barba antes de partir, y dejó que le fueran creciendo durante el viaje. Finalmente no completó el recorrido hasta Alemania, “sólo” llegó hasta Ürümqi, en la otra punta de China (y punto más lejano al mar de Eurasia, pero esa es otra historia). Por el camino se da un par de descansos para ir a Alemania y también para ir a ver a su chica. Que también aparecen en el vídeo, por cierto. Luego dejó de caminar, volvió a Alemania, se matriculó en la universidad, sentó la cabeza y su vida perdió interés para el resto del mundo (aunque probablemente no para él). Pero dejó para la historia de Internet este vídeo. Que lo disfrutéis. ¡Y feliz fin de semana!

Web: The Longest Way

 

La vuelta al mundo en 360 grados

23-mayo-2014

Maravilloso vídeo de esos que te provocan dos sensaciones: una, la envidia más biliosa y atroz, y otra, ganas de dejarlo todo e ir al aeropuerto más cercano a tomar el primer Ryanair que salga hacia algún aeropuerto secundario a ciento cincuenta kilómetros de la ciudad que le da nombre. Según cuenta el autor, le tomó 600 días filmar el vídeo, más de un año y medio recorriéndose 36 países, cruzando 75 fronteras y atravesando 200.000 kilómetros a lomos de cinco motocicletas distintas. El vídeo recuerda a otros que han aparecido por aquí, como los de Matt Harding, o el de Mola Viajar. Mi única pega es que le hayan puesto la palabra “selfie” en el título, pero bueno, el márketing es el márketing, como sabe cualquiera que quiera que sus entradas salgan en portada de Menéame. El recorrido de Alex Chacon, que así se llama el protagonista del vídeo, pasa por Alaska, Canadá, EE.UU., gran parte del Cono Sur, Omán, la India, Nepal y 10 países de Europa. Podéis consultar su biografía más en su web: The Modern Motorcycle Diaries.

(more…)

La tierra de los cazadores de fronteras, por Sherlock

28-marzo-2014

A diferencia del dueño y editor de este blog, cuya vagancia y falta de compromiso con sus lectores son proverbiales y legendarias, uno siente la necesidad de comunicar cosas. Y además también tengo tiempo libre. Y ganas de aprovecharlo en algún lugar lejano. Así fue como acabé en Polonia en pleno febrero. Podría hablaros de Cracovia. Cracovia es una ciudad preciosa: monumental, limpia, bien cuidada, que se salvó de los sucesivos bombardeos aliados y soviéticos y ha sabido preservar un sabor medieval único en Polonia. También podría hablaros de mi visita a Varsovia. Gris, soviética, impersonal, gélida y distante; una urbe comunista reconstruida después de ser prácticamente borrada del mapa durante la Segunda Guerra Mundial, en la que solo la presencia del majestuoso río Vístula y un casco histórico que ha intentado preservar su antigua gloria merecen la visita del turista que no busque precisamente la esencia comunista del país satélite en la que se firmó el famoso Pacto. Pero obviamente no voy a hacerlo, por una sencilla razón, y es que este no es un blog de viajes. Es un blog de Fronteras. Si estás buscando información sobre los-siete-malditos-monumentos-petados-de-guiris-y-completamente-sobrevalorados-que-no-debes-perderte, este no es tu lugar. Este blog se llama Fronteras por algo. Sí, ya sé que el tarado de su dueño habla a veces de música disco de los 90 o de novelas de ciencia ficción. No es culpa mía. Pero hasta donde yo sé aquí a veces se habla de fronteras. Y de eso he venido yo a hablar. De cómo me fui hasta la triple frontera entre Rusia, Polonia y Lituania.  

Tripoint1

Monolito en la triple frontera, visto desde Rusia. Esta foto es sumamente ilegal.

(more…)

Fierros bajo el agua: Tijuana y el Pinche Muro (por Sherlock)

23-septiembre-2013
La entrada de hoy es obra de Sherlock, viejo conocido de este blog (tan viejo que le debo una entrada desde 2008) que tiene el tiempo libre suficiente como para irse a California y el cuajo necesario para convencer a alguien de cruzar la frontera internacional más transitada del mundo con el único objetivo de ver una verja enorme en una playa. Hace falta más gente así, hombre ya.
Un europeo está acostumbrado a las fronteras. En una entidad como Europa, con tantos estados, micro estados, pseudo estados, colonias y supra-meta-entidades-vete-a-saber-qué, cualquiera que viaje a cualquier punto puede cambiar varias veces de país e INTUYE, DEDUCE que ahí debe de haber una frontera: ese río que atraviesas, lo alto de un puerto, la linde de ese campo…A lo que un europeo no está acostumbrado es a ver, a sentir una frontera hecha por el hombre, para dividir al hombre y para delimitar claramente dos mundos distintos. No, al menos, desde 1989. Yo he viajado al muro. Al pinche muro, que dicen aquí. Y he visto una playa partida en dos, un mundo partido en dos que parte en mil pedazos miles de esperanzas. Welcome to Tijuana.
Tijuana
  (more…)

Matt Harding vuelve a hacerlo

25-junio-2013

Y eso que había dicho que lo dejaba. Varias veces, además. Pero nada, el tío es un yonqui de irse a tomar viento y recorrerse medio planeta para bailar. Y encima se lo pagan. En esta ocasión el mecenas ha sido USTOA, que son las siglas de United States Tour Operators Assoaciation, o sea, la Asociación Gringa de Touroperadores. Para animar a los americanos (de por sí poco dados a salir de su enorme territorio) a viajar a latitudes exóticas, nada mejor que utilizar como gancho el baile más viral después del Gangnam Style. El de Matt. Así que convencieron al susodicho, Santo Patrón del Baile Viajero, para que se pateara medio mundo a lo largo de unas semanas, bailando con los grupos de turistas enviados por los touroperadores pertenecientes a la asociación. Y este es el resultado:

(more…)

Preferiblemente huérfanos. Pony Express, el primer servicio de mensajería urgente de la Historia

11-diciembre-2012

En 1859 un anuncio publicado en la prensa ofrecía trabajo como jinete para una compañía con el tedioso nombre de Central Overland California and Pike’s Peak Express Company. En el se podía leer lo siguiente:

SE BUSCAN: Jóvenes delgados y resistentes, de menos de 18 años. Deben ser expertos jinetes y estar dispuestos a arriesgar la vida a diario. Preferiblemente huérfanos

El empleo era para ser jinete en la ruta del Pony Express, probablemente la más recordada y mítica de toda la historia del Oeste Americano. Con base en Saint Joseph, una ciudad de Misuri limítrofe con Kansas, la compañía se comprometía a enlazar con Sacramento (la capital de California) en diez días o menos, es decir, quince días menos que las diligencias vigentes por aquel entonces. El Pony Express es una de las leyendas más perdurables del Viejo Oeste, aquella época fascinante en la que una nación se inventaba a sí misma.

Pony Express1

(more…)

Mi primera frontera

15-noviembre-2012

Ubiquémonos. Anno Domini MMVI, o sea 2006, cosa de año y medio antes de que este blog suyo de ustedes empezara a existir. Hacía unos siete meses que me había trasladado a Barcelona desde mi Madrid natal. Por si se lo preguntan, sí, había una mujer detrás de la mudanza. Y sí, me casé con ella. Algún lector veterano tal vez se acuerde el post en un terrible inglés que publiqué por aquel entonces. A lo que iba. Cuando llegué a Barcelona obtuve mi primer contrato laboral decente, que incluso superaba en un par de docenas de euros el mileurismo en doce pagas, y que me permitía no sólo comer y pagar una habitación en un piso compartido con una médico rumana adicta a los bikinis, un latin lover argentino y un diseñador gráfico de Vic, sino además lujos tales como cenar fuera de vez en cuando o ir de vacaciones con Easyjet a un Bed&Breakfast londinense o a algún tugurio en el antiguo Berlín Este. A cambio, eso sí, el trabajo me exigía tener un coche. Bueno, en realidad no me lo exigían. Pero era un trabajo de comercial para empresas por toda Cataluña, y durante seis meses las había pasado bastante canutas yendo a lugares tan exóticos como Sant Quirze del Besora o Sant Pere de Nosedonde usando sólo transporte público y algún taxi ocasional. Y uno no sabe lo que es el tercer mundo hasta que no ha viajado en las Rodalies de Barcelona. Hacen que Burundi parezca Singapur. El caso es que a los seis meses de llegar a la Ciudad Condal me compré un coche. Antes tuve que pasar el engorroso trámite de suspender dos veces el examen de conducir, pero esa es otra (aburridísima) historia. Ya estamos la mayoría de los protagonistas de esta narración. Yo, el trabajo y mi flamante coche nuevo. Falta la frontera.

Habría tenido mucho sentido que este fuera mi coche, pero no es el caso

(more…)


%d personas les gusta esto: