La frontera terrestre entre Canadá y Dinamarca

La isla de Hans es un peñasco aislado en mitad del Canal de Kennedy, un brazo de mar que separa la isla canadiense de Ellesmere de Groenlandia. Con una superficie de unas 130 hectáreas (1,3 km2), y situada a 80º de latitud norte, es una piedra desierta sin el menor interés. Está deshabitada, no tiene recursos minerales, ni tampoco una flora o fauna reseñables. Un sitio bastante aburrido, en suma. Sin embargo, las más altas instancias diplomáticas de Canadá y Dinamarca han llevado a ese pedazo de roca a las páginas de los periódicos durante los últimos años, con declaraciones cruzadas, simbólicas tomas de posesión, clavado de banderas, barcos de guerra y demás parafernalia patriótica. Lo cierto es que, visto desde fuera, la pregunta no debería ser de quién es la isla sino para qué demonios la querría nadie. El por qué es algo que tiene que ver con muchas cosas, ninguna de las cuales se encuentra en esa roca baldía.

Hans 1

La isla de Hans, un pedrusco tan aburrido como polémico

En inuktitut, el idioma Inuit que hablan en Groenandia y otros lugares, la isla se llama Tartupaluk. Los Inuit han cazado en la zona desde al menos el siglo XIV de nuestra era. Fue descubierta para los europeos allá por el siglo XIX en una de las muchas expediciones que partieron en busca del Paso del Noroeste, y debe su nombre a Hans Hendrik, un Inuit que participó en numerosas expediciones entre 1854 y 1876. Dos islas groenlandesas llevan su nombre, la de Hans y la de Hendrik. Habría estado bien que le pusieran su nombre original Inuit (Suersaq)a algo, pero qué se le va a hacer.

HansIsle1

 Localización de la isla entre Canadá y Groenlandia

Pongámonos en antecedentes. El Canal de Kennedy es una parte del Estrecho de Nares, el brazo de mar que separa Groenlandia de la Isla de Ellesmere. A la altura de la Isla de Hans tiene una anchura de unos 36 kilómetros, lo cual hace que las aguas territoriales de los dos países sean limítrofes, puesto que la legislación internacional atribuye doce millas náuticas (22 kilómetros) de extensión desde la costa. Así pues, Canadá y Dinamarca delimitaron mediante una serie de coordenadas geográficas el límite de sus aguas territoriales mediante un tratado de 1973. En total eran 127 puntos indicados en el tratado. El problema vino entre los puntos 122 y 123, separados 875 metros entre sí. La línea que une ambos puntos corta la isla de Hans prácticamente por la mitad, y ni Canadá ni Dinamarca dieron su brazo a torcer respecto a quién pertenecía el islote, por lo que el asunto quedó en suspenso. De aquella tampoco parecía un tema tan importante, tratándose de un peñasco minúsculo y yermo.

HansIsle3

Saltamos a 1983. En esa fecha un tipo como otro cualquiera llamado Kenn Harper llevaba a cabo en el pueblo canadiense de Resolute una investigación para la Dome Petróleum, una corporación energética ya desaparecida basada en Calgary y cuya principal actividad se centraba en las islas del Ártico canadiense. Un día se encontró a un paisano caminando por el hielo a las afueras del pueblo con una gorra en la que podía leerse “Hans Island, NWT”. NWT es la abreviatura de Northwest Territories, los Territorios del Noroeste, provincia a la que pertenecía casi todo el Archipiélago Ártico hasta la creación de Nunavut en 1999. Kenn Harper, historiador aficionado, tenía entendido que esa isla pertenecía a Groenlandia, así que le preguntó al tipo sobre su gorra, y resultó que la misma Dome Petroleum había estado llevando a cabo trabajos de investigación en la isla desde hacía varios años. Al cabo de unos meses Harper escribió un artículo sobre ello en un minúsculo periódico de Qaanaaq, una comuna groenlandesa que por aquel entonces contaba con algo menos de 500 habitantes y que los más veteranos de por aquí recordarán como el palíndromo más septentrional del planeta.

 hansislee4

Límites de las aguas territoriales de Groenlandia y Canadá en el Canal de Kennedy. La Isla de Hans no podía estar más en el medio. 

El artículo fue recogido tanto por la prensa de Copenhague como por la radio pública canadiense. Esto llevó a una fulgurante reacción del gobierno danés, concretada en una visita relámpago a la Isla Hans del ministro para Groenlandia, durante la cual clavó una bandera danesa en el islote y dejó allí una botella del más exquisito Schnapps de Dinamarca. Fue el inicio de la jocosamente conocida como guerra de las botellas. Una serie de expediciones de los dos países recalaron en el islote, llevando a cabo siempre la misma ceremonia: retirada de la bandera del otro país y sustitución de la botella encontrada allí por otra del bebercio favorito de los expedicionarios. Una guerra incruenta que se saldó sin más víctimas que algún que otro hígado perjudicado por las libaciones in situ de alcohol danés o canadiense. Diplomacia de altísimo nivel.

 hansisle5

Izado de la bandera danesa en Hans Ø, en 2002. Ø significa isla en danés. Qué cosas (fuente)

La disputa subió de temperatura en 2005 cuando una nueva visita de soldados canadienses para retirar la bandera danesa y dejar allí su whisky fue seguida por un aterrizaje del ministro defensa de Canadá. Una cosa es el cachondeo y otra que te chulee el jefe del ejército. El embajador danés en Ottawa protestó enérgicamente (bueno, quizás no tan enérgicamente: envió una carta a un periódico de la capital) y la prensa de Copenhague se indignó. Sucesivas visitas de barcos de guerra de ambos países llevaron a algunos a pensar que podía estallar la guerra más estúpida de los últimos cien años, pero la realidad es que ni siquiera se planteó algo así. Conscientes de la idiotez, ambos gobiernos acordaron proseguir con las negociaciones. En 2007 Canadá reconoció que la serie de coordenadas establecida en 1973 parte la isla en dos. En 2008 científicos de varios países obtuvieron el permiso de ambos contendientes para instalar una estación meteorológica allí.

hans-island-2

Izado de la bandera de la hoja de arce en la Isla de Hans, 2005, tras retirar la bandera danesa de la foto anterior (fuente)

¿Y por qué es tan rematadamente difícil llegar a un acuerdo sobre una piedra yerma que interrumpe ligeramente la tranquilidad helada del Océano Ártico? La respuesta es compleja pero puede resumirse en 3 palabras: Paso del Noroeste. El cambio climático está permitiendo abrir al tráfico marítimo la ruta que une Europa y Asia a través del Archipiélago Ártico Canadiense; Canadá considera que la ruta pertenece a sus aguas interiores, el resto del mundo, que se trata de aguas internacionales. Hay toda una disputa alrededor de los derechos de explotación de las aguas y los recursos en el Ártico, especialmente por parte de los cinco países implicados: Rusia, EE.UU., Noruega, Canadá y Dinamarca. Tanto Canadá como Dinamarca entienden que ceder en una cosa tan minúscula como la Isla de Hans podría ser perjudicial para unas eventuales negociaciones acerca de las múltiples reivindicaciones de soberanía en el Ártico.

hans-label

Etiqueta de una cerveza fabricada en Dinamarca y a la venta exclusivamente en una licorería de Edmonton, Alberta: Hans Across The Water. “Make beer not war”, se lee en la parte inferior derecha. No es una broma.

En las negociacionees que se han llevado a cabo en los últimos años se han propuesto varias soluciones. Una es convertir la Isla de Hans en un condominio, un territorio cuya soberanía es compartida por ambos países de manera simultánea, al estilo de lo que sucede con el río  Mosela a la altura de la frontera entre Luxemburgo y Alemania. La otra opción barajada es la que desde este humilde blog apoyamos eufóricamente y sin reservas: dividir la isla en dos partes. Se crearía la segunda frontera más absurda del mundo (la primera es la de la Isla de Market, entre Suecia y Finlandia), y además tanto Canadá como Dinamarca tendrían frontera con dos países, no sólo con uno. Por si esto fuera poco, también se trataría de la frontera internacional más corta de la Tierra, superando a la verja de Gibraltar (o la segunda si contamos el límite entre Sri Lanka y la India que nuestro vecino el Mapache nos descubrió hace unos meses). ¿Se le puede pedir algo más a un peñasco baldío y muerto de asco en mitad del Ártico? Yo digo que no. Frontericen esa isla, señores de Ottawa y Copenhague. ¡Fronterícenla!

hansisle6

Foto de familia de los miembros de un proyecto de investigaición conjunta danés-canadiense en Alert (Nunavut), en 2007. La tercera bandera que aparece es la de Groenlandia (fuente).

 Más info y fuentes: Wikipedia (EN, ES), Canadian Geographic, Canadian Broadcasting, Canadian Encyclopedia, Copenhaguen Post, Globe and Mail,

Una disputa tan extremadamente chorra hay que tomársela con sentido del humor. Y eso hicieron los enajenados autores del Frente de Liberación de Hans Island en 2007. Desde el punto de vista Danés y exagerando hasta límites insospechados, está Free Hans Island. En Scandinavia and the World podemos encontrar un cómic que define de manera bastante precisa el conflicto.

Si pese a todo queréis seguir leyendo sobre islas con fronteras o estatus raros podéis echarle un vistazo a las siguientes entradas:

Rockall, la piedra donde termina Europa
Fronteras sobre la isla
Las Islas Salvajes, la disputa más larga
Las fronteras de Chipre (II y III)
San Martín, la Isla dividida

About these ads

Etiquetas: , , , , ,

20 comentarios to “La frontera terrestre entre Canadá y Dinamarca”

  1. Blog de Banderas Says:

    ¡Que la frontericen! *Manda a hacer pancartas y se va a las embajadas de Canadá y Dinamarca en Bogotá a gritar* ¡Que la frontericen!

  2. Sherlock Says:

    Propongo una recogida de firmas para fronterizarla. O una ocupación tipo Sealand para declararla independiente. O llenarla de dinamita y hacerla desaparecer. O crear un parque de atracciones. O una cárcel.
    Se me va la cabeza. Cierto.

  3. martincafe Says:

    Me gusta la opción de fronterizarla, de hacerla independiente y de llenarla de Dinamita. Pero yo si fuera ellos, la cedería al Reino Unido. Ni pa ti ni pa mi, para los expertos en colonias. O ya que estamos, descubriría que se habló ruso en algún momento allí. Eso si serían las risas.

  4. martincafe Says:

    “El perejil en el Artico se llama Hans”. Sería otro título apropiado :-P

  5. Josu Says:

    Pues yo haría como Salomón: ni para mi ni para ti. se dinamita la isla y ya. “Muerta” la isla muerta las ganas de hacer el idiota con los dineros de los contribuyentes daneses y canadienses.

  6. La frontera terrestre entre Canadá y Dinamarca Says:

    […] La frontera terrestre entre Canadá y Dinamarca […]

  7. martincafe Says:

    Vale, se me acaba de ocurrir la idea definitiva. Excavar un canal por mitad de la isla, por donde pasaría la frontera. Listo, problema solucionado, y encima no creamos frontera terrestre. Algo asi: http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/07/trasatlantico.jpg Ale, que empiecen las obras

  8. tucumano Says:

    Che Diego, ¿No era la frontera entre ARG-URU en la Isla Martín García/Timoteo Dominguéz la mas corta internacional entre dos países?

    (En la entrada anterior te acordaste de Argentina, en ésta te olvidas… grrrrrrrrrrrrrr)

    • Sherlock Says:

      Tucumano, creo que se refiere a la frontera “única” entre dos países. Argentina y Uruguay comparten más kilómetros.

  9. Toño Says:

    Hay otra posibilidad: dejarla neutral, como se hizo con Moresnet hace unas cuantas decenas de años y escribiste aquí: http://fronterasblog.wordpress.com/2008/10/17/tierra-de-nadie-en-el-corazon-de-europa/ Luego proclamamos como idioma internacional de la isla el esperanto, como se hizo en Moresnet, y paz a partir de aquí.

    Por cierto, que para intentos de guerra absurdas, la que tuvo uno de los países, Canadá, con otro que conocerás, a cuenta de un pez que nadie conocía hasta entonces: el fletán. Es que la gente se pelea por unas cosas más bobas…

  10. Coke González (@coke_deportes) Says:

    Tenía razón, Diego: éstas son las entradas que me gustan a mí. No tan sólo por la disfuncionalidad fronteriza que aparece en este caso, sino también por aprender algo más. Ni idea de la existencia de la isla Hans y mucho menos de su posibilidad de delimitarla. Adhiero al llamado: ¡Fronterizad!

    Y obviamente, el nexo natural que requiere este caso es recordarse de Sint Maarten / Saint Martin o de Märket y su faro loco. Abrazos.

  11. lfarean Says:

    Me recuerda tanto a Perejil, las Chafarinas y todas esas tonterías…

  12. tucumano Says:

    Estaba leyendo el link de los soldados canadienses (http://news.nationalpost.com/2012/04/11/new-proposal-would-see-hans-island-split-equally-between-canada-and-denmark/) y veo al final del mismo, una foto de la placa puesta en el montículo (http://wpmedia.news.nationalpost.com/2012/04/hans-island-3.jpg?w=620&h=389)

    ¿Alguien me quiere explicar en que idioma están escrito los últimos dos renglones? ¿Egipcio? ¿Klingon? ¿Na’vi? ¿Simlish?

  13. Carlos Says:

    Como siempre Diego te superas en cada entrada.

    La idea de fronterizarla me atrae, posteriormente podemos también incitar el movimiento independentista de los simpatizantes y seguro que recibiríamos alguna subvención.

    Me ha recordado a una camiseta que he visto en mi última visita a Extremadura, ponía “Extremadura independiente… ¡Y con salida al mar!”, es obvio que en la próxima oportunidad la compraré :D

  14. Ricardo Carranza Fernandez Says:

    Don Diego, eres un verdadero genio, carajo. Eres Grande, solo me queda felicitarte, cuando uno piensa que ya ha leído todo, siempre superas lo antes escrito, un abrazo caray, me gana la emocion.

  15. Marshaleño Hnl Says:

    Que le pongan una cuerda azul como en Vélez de la Gomera.
    Marca España.

  16. fadelcla Says:

    Cuando suba el nivel del mar no quedara mas isla, seria una solucion.

  17. information technology company policy Says:

    I have been previously browsing on on-line above Three hours now, even so in no way located any exciting report such as yours. It can be stunning selling price ample for me personally. In person, if perhaps just about all website owners as well as bloggers designed perfectly information as you do, the web will likely be far more helpful than ever.

  18. Áuryn Says:

    Estaba releyendo entradas del webcomic Scandinavia And The World, y de repente he entendido éste (http://satwcomic.com/epic-battle) que la primera vez me había pasado bastante desapercibido. Y ha sido gracias a este post. Gracias por las risas con retardo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: