Las primeras grietas del Telón de Acero

De Stettin en el Báltico a Trieste en el Adriático, ha caído sobre el continente [europeo] un telón de acero. Tras esa línea se encuentran las capitales de los viejos estados de la Europa Central y Oriental. Varsovia, Berlín, Praga, Viena, Budapest, Belgrado, Bucarest y Sofía; todas esas famosas ciudades y sus habitantes se encuentran en lo que tengo que llamar esfera soviética, y son objeto, de una forma u otra, no sólo de la influencia soviética, sino de un cada vez más férreo control por parte de Moscú.

Winston Churchill, 5 de marzo de 1946, en Fulton, Misuri.

ATHU

Verja en la frontera entre Austria y Hungría, 1987. © Brian Rose.

El 12 de junio de 1987 Ronald Reagan, por entonces presidente de los Estados Unidos, viajó a Berlín Occidental. Consciente de hallarse en una ciudad dividida por la tiranía soviética, y quizá deseoso de pasar a la historia como ya lo había hecho John Fitzgerald Kennedy en el mismo lugar 26 años antes (Ich Bin), pronunció uno de sus discursos más memorables, y una de sus frases más recordadas. Mr. Gorbachev, tear down this wall! ¡Derribe este muro! En aquel momento, el discurso no causó excesivo revuelo, además de la esperable acusación de “provocador” desde las agencias soviéticas. En occidente, algunos tacharon de “ingenuo” a Reagan, en la creencia, alimentada por las autoridades de la Alemania Oriental, de que el muro iba a durar cien años. El final de la historia ya lo conocemos. El 9 de noviembre de 1989 el muro cayó. No fue Gorbachov quien lo eliminó, sino los propios ciudadanos alemanes. Pero antes de que cayera el muro hubo una serie de acontecimientos, sobre todo en la frontera entre Hungría y Austria, que adelantaron lo que finalmente iba a suceder. Fueron las primeras grietas del Telón de Acero.

teardown

Ronald Reagan, con Helmut Kohl a la derecha de la foto, agradece a la multitud sus aplausos.

La parte más conocida del Telón de Acero y donde físicamente era más patente la tensión entre los dos grandes bloques de la Guerra Fría, era el Muro de Berlín. Menos conocido era el larguísimo muro que separaba las dos Alemanias. La frontera interalemana medía unos 1.400 kilómetros de largo, desde Lübeck o Lubeca hasta el trifinium con Checoslovaquia. La frontera como tal surge en 1949, tras el nacimiento de la República Democrática Alemana por un lado y la República Federal de Alemania por el otro.  Hasta 1952 el tránsito entre ambos países, incluídos los pasos de la RDA a Berlín Oeste, fue completamente libre, lo que aprovecharon varios centenares de miles de germanoorientales para largarse de la zona de ocupación soviética. En 1952 la URSS y la RDA comenzaron a fortificar la frontera, oficialmente como medida de protección; en realidad las fortificaciones estaban destinadas a impedir la salida de los ciudadanos de Alemania Oriental hacia el Occidente democrático.

Point_Alpha_Ostseite

Punto de observación Alfa en la frontera interalemana, entre las ciudades de Rasdorf y Geisa. Su función era la vigilancia del corredor de Fulda, una zona del territorio de importancia estratégica durante la Guerra Fría a través de la cual hubiera discurrido cualquier intento de invasión terrestre debido a las condiciones del terreno. El marcador fronterizo se encontraba ya en territorio de la RDA.

Partir un país en dos no es lo que se dice sencillo. La red de carreteras alemana cruzaba de este a oeste todo el país; 23 autobahnen, 140 carreteras regionales, 10 líneas de ferrocarril principales y 24 secundarias y varios miles de caminos y vías fluviales cruzaban de una a otra Alemania. Las fortificaciones fronterizas causaron un enorme daño a la red de transportes alemana, además de expulsar a más de once mil personas de sus casas en toda el área cercana al nuevo límite nacional. Las fortificaciones pasaron de una verja de poco más de un metro de altura en 1952 a un muro de placas de hierro en 1966, excepto en algunos puntos concretos, donde se levantaron muros de Berlín en miniatura.

ddrborder

Esquema de la zona fronteriza entre las dos Alemanias, vista desde la federal (click para ampliar). DDR marca el territorio de la RDA. En el esquema se puede ver la verja electrificada, la zona de exclusión, las torres de vigilancia y la pista para la cirulación de los Vopos (Volks Polizei, o policía del pueblo), los temidos guardias fronterizos germanoorientales. Para los habitantes del Este el muro real empezaba a cinco kilómetros de la frontera, franja en la que sólo se podía penetrar con autorización escrita. El tramo comprendido entre ese límite y la frontera era conocido en toda Alemania como “la franja de la muerte”, por los casi mil ciudadanos orientales que fueron tiroteados en ella.

Pero no sólo entre las dos Alemanias se levantó una larguísima verja. Las fronteras occidentales de Checoslovaquia o Hungría también fueron fortificadas. Los ciudadanos de ambas repúblicas, como los de la RDA, tenían prohibido salir del país sin permiso de las autoridades. Precisamente para evitarlo se constryó una larga verja a lo largo de los cientos de kilómetros que separaban estos dos países de Alemania y Austria. Sin llegar a extremos delirantes como en Berlín, la verja húngara llegó a estar electrificada, además de patrullada constantemente por guardias fronterizos. Más de cuatrocientos kilómetros de puertas al campo. Fue en ese tramo del Telón, en mayo de 1989, donde aparecieron las primeras grietas. Grietas que tardarían medio año en provocar el derrumbe de todo, o prácticamente todo, el comunismo europeo.

Schlagsdorf

Frontera fluvial en Lankow, cerca del pueblo de Schalgsdorf (click para ampliar). La aldea de Lankow fue demolida, junto con muchas otras, por estar enteramente sobre la zona de exclusión.

Desde 1956, cuando los húngaros se levantaron en armas contra la ocupación soviética, la reacción del Kremlin había sido la definida por la Doctrina Brézhnev. Según ésta, los “ataques al socialismo” llevados a cabo en cualquier país concernían no sólo a éste, sino a todas las naciones socialistas. En la práctica, esto significaba que la URSS se arrogaba el derecho de intervenir en cualquier país que intentara escapar a su dominio. La llegada de Mijail Gorbachov al poder supuso un giro de 180 grados. La nueva política, conocida posteriormente como Doctrina Sinatra (por la canción My way) suponía que, por primera vez en casi cincuenta años la Unión Soviética iba a renunciar al imperialismo sobre Europa Oriental. Las consecuencias no tardaron en llegar.

cizov

Verja fronteriza entre Checoslovaquia y Austria, conservada en la actualidad como museo al aire libre cerca de Cizov, al sur del país. © Panzanio

En 1988 y 1989 varios políticos reformistas, como Miklós Németh o Imre Pozsgay, tomaron el poder dentro del Partido Comunista Húngaro. Ello llevó a que el parlamento húngaro adoptara un paquete democrático, que, entre otras medidas incluía la libertad de prensa, el multipartidismo, la libertad de asociación o la existencia de sindicatos, además de una revisión de la constitución. En mayo de 1989 el gobierno húngaro decidió desmantelar las barreras de seguridad en su frontera con Austria, ante el alto coste que suponía su mantenimiento, y también como gesto de buena voluntad. En junio una ceremonia conjunta, en la que participaron los ministros de exteriores de ambas naciones, concluyó con éstos cortando con unas tenazas trozos de la verja fronteriza.

ATHU3

Sobre estas líneas, soldados húngaros comienzan el desmantelamiento de la verja fronteriza, el 2 de mayo de 1989. Debajo, los ministros de Asuntos Exteriores de Hungría y Austria colaboran con sus propias manos a desmantelar la valla, el 27 de junio.

GYULA HORN  IRON CURTAIN

Las reacciones de los regímenes germanooriental, rumano o búlgaro a la apertura de la verja fueron de indignación. Pero la URSS, que todavía mantenía cien mil soldados en el país, no se movió. Expresó su descontento, pero no aplastó el país como en 1956. Los ciudadanos de Alemania Oriental no se quedaron tan quietos. Hungría era uno de los pocos países a los que tenían permitido viajar, y la ocasión la pintaban calva. Varias decenas de miles de alemanes viajaron al país para pasar allí sus vacaciones, y entonces empezó la evasión. Emtre mayo y junio varios cientos de alemanes del este huyeron a la oficialmente neutral Austria, en medio de la indignación germano oriental, asombrados porque los guardias fronterizos húngaros no asesinaran a civiles desarmados. Oficialmente el cruce de la frontera seguía estando prohibido, por lo que alguno hubo que fue detenido y devuelto a casa. El 19 de agosto se celebró en el pueblo fronterizo de Sopron el conocido como Pícnic Paneuropeo, un acto pacifista entre los gobiernos húngaro y austríaco en el que se abrió un paso en la frontera entre ambos países. Ese día varios cientos de alemanes orientales, informados del evento por sus organizadores, huyeron en masa a Austria.

6579506

La Gran Evasión. Cientos de alemanes orientales huyen con sus familias hacia Austria en pleno Picnic Paneuropeo.

Durante las siguientes semanas miles y miles de ciudadanos de la RDA se concentraron en los alrededores del consulado de Alemania Occidenal en Budapest. Varias decenas de miles más esperaban a las orillas del Lago Balaton y por todo el país a la apertura de la frontera. Ante lo insostenible de la situación, el 10 de septiembre Imre Pozsagy anunció en televisión la apertura total de la frontera con Austria a partir de la medianoche. Siete mil alemanes salieron disparados del país entre gritos de júbilo para dirigirse a Austria, a la RFA y, sobre todo, a la libertad. Helmut Kohl, canciller de Alemania Occidental, diría después que “fue en Hungría donde se retiró la primera piedra del Muro de Berlín”. Pero esa es otra historia.

Diemauer

Fuentes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11.

Brian Rose, fotógrafo neoyorquino, ha publicado The Lost Border, un libro fantástico lleno de fotografías del viejo Telón de Acero, Muro de Berlín incluido.  El libro puede comprarse en Amazon.

Si te gustó esta entrada probablemente te gustarán también Die Mauer (I) y Die Mauer (II)

Si te gustó mucho, pues échale un meneo.

About these ads

Etiquetas: , , , , , , , , ,

22 comentarios to “Las primeras grietas del Telón de Acero”

  1. Christian Macias Says:

    Muy interesante tu post, hacía tiempo que habías dejado el tema del Muro de Berlín, es interesante ver esas extremas formas de frontera, principalmente en mi caso, porque soy un friki como tú :P
    Salu2!

  2. Lafló Says:

    Qué interesante Diego, me ha gustado mucho (precisamente por el muro de Berlín empecé a leerte).
    Saludos

  3. padawan Says:

    Muy buen post. Al final, no se le pueden poner puertas al campo, ni tratar de controlar cada aspecto de la vida de la gente. ¿Cómo sería la vida en la Alemania oriental si la gente huía del país con lo puesto?

  4. Luis F. Areán Says:

    Muy interesante, pero creo que se tiende a minimizar el papel de Gorbachev. Su desprecio por Honecker y el convencimiento de los líderes de Alemania oriental de que la URSS no intervendría fue fundamental para que los ciudadanos se armaran de valor. Sin Gorbachev tal vez habríamos tenido un Tian an Men.

  5. Tucumano Says:

    Muy buen post, Diego, Felicidades!

    Recuerdo en esos años ver por la “innovadora” cnn una imagen de un auto verde de patente RDA con 8 o mas personas adentro cruzando de noche por la frontera Húngara.

    Me dio escalofrío la frase: “…asombrados porque los guardias fronterizos húngaros no asesinaran a civiles desarmados”.

    Ya me estoy dando por vencido con el artículo de la triple frontera :(

  6. martin Says:

    Que recuerdos…supongo que fue la época en la que he visto el futuro con mas optimismo, esas imagenes de ver caerse a trocitos, consumidas desde dentro a tanta dictadura junta….era como ver la historia en directo, te levantabas y algo pasaba.

  7. Elentir Says:

    Recuerdo perfectamente esos momentos, fueron algunos de los días más emocionantes de toda mi vida. Ver por la televisión a los alemanes del Este huir por un Hungría es algo que se me quedó grabado en la memoria.

  8. Pablo (yo) Says:

    A mí también, recuerdo del diario de esos días que ilustraba en un mapa el éxodo con flechas: Alemania Oriental -> Checoslovaquia -> Hungría -> Austria -> Alemania Occidental, donde eran recibidos por familiares y viejos amigos.

  9. Gluskus Says:

    Enhorabuena por el post.
    No tiene más importancia, pero conservo un trozo de la alambrada que separaba Austria de Hungría. Me lo regaló una amiga húngara que participó en el desmantelamiento.
    Saludos.

  10. Luis F. Areán Says:

    Tiene razón Elentir. Fue tan emocionante como ver la derrota de Tejero. :D

  11. aln Says:

    Aun hoy sigue siendo poniendo los pelos de punta el puesto fronterizo de Helmstedt, en la A2 alemana, con sus torres de vigilancia y vallas alambradas. Era el corredor por el que se llegaba a Berlín Occidental desde el mundo libre. Antes del 89, los pocos habitantes del bloque comunista que tenían la suerte de obtener un pasaporte -que debían devolver a su regreso- y el permiso para salir a los decadentes países capitalistas (estudiantes, por lo general), debían hacer una escala obligada en la terminal, donde guardias con perros registraban de arriba a abajo todos los vehículos que cruzaban la frontera, por si algún ‘polizón’ iba en el portaequipajes o algún doble fondo.

    Este verano he viajado de España a Polonia en coche sin ni siquiera tener que enseñar el carnet de identidad ni detenerme en ninguna frontera. Hace 20 años, nadie podría haberlo soñado… ¿o quizás sí?

    http://www.3989.pl/es

    http://maps.google.com/maps?f=q&source=s_q&hl=pl&geocode=&q=helmstedt+marienborn&sll=52.215311,11.082437&sspn=0.008506,0.014141&ie=UTF8&ll=52.214983,11.081879&spn=0.008506,0.014141&t=h&z=16

  12. Bloque del Este Says:

    Por cierto, una reconstrucción informática del Muro muy currada está en

    http://www.dw-world.de/popups/popup_single_mediaplayer/0,,4418644_type_video_struct_9129_contentId_4442753,00.html

    Y más información sobre el tema del post en

    http://bloquedeleste.com/el-dia-que-empezo-a-caer-el-telon-de-acero/

    Saludos

  13. juan Says:

    Si mucho muro, RDA Mala y que fueron los ciudadanos los que “eliminaron el Muro” ¿Que pasa hoy? pues nada que los poscomunistas son casi los mas votados en la e y subiendo, que la cantidad de ciudadanos que antes tenian trabajo en ese xRDA , y hoy dia son coudadanos de 2º y muchos se tienen que largar, tanto que en muchas ciudades y pueblos se tienen planes para demoles barrios enteros ya que NO vive nadie, esa es la libertad que les prometieron, pero esa parte de la historia mejor no contarla verdad? ya que no es tan bonita como lo de quitar el Muro … y no queda bien en el anticomunismo barato …

  14. elentir.info :: Contando Estrelas | 9 de noviembre de 1989: un día inolvidable Says:

    [...] 1939-1989: Empezó en Polonia, por Alberto – Nostálgicos del Muro de Berlín, por Elentir – Las primeras grietas del Telón de Acero, por Diego González en Fronteras – 9 de Noviembre de 1989, por Yosoyhayek – 20 aniversario de la [...]

  15. CCCP Says:

    el muro jamas debió caer ¡viva la URSS, viva la RDA!

    • Diego González Says:

      Algo me dice que estás de coña…

    • Tucumano Says:

      Como hombre libre de un mundo libre respeto (sin compartir) tus pensamientos (lástima que en la urss no se podía)

      Como consejo te sugiero que te mudes a los edenes que defendes y que todavia persisten en pleno siglo xxi, leáse Cuba, Transnitia, Corea del Norte…. luego me contás como te fue (si te dejan)

      ¡Suerte con tus sueños!

  16. CCCP Says:

    si este es de verdad el mundo libre como decis, no tendreis ningun inconveniente en opinar lo que opino, hay muchisima propaganda en contra de los antiguos paises comunistas, y hoy en dia existe un sentimiento de nostalgia sobre la epoca comunsita, informaros ( un ejemplo de ello es la película good bye lenin ) por cierto yo soy comunista pero ni mucho menos comparto la manera de pensar, ni defiendo el régimen estalinista de corea del norte, ademas yo estuve en la URSS en el año 1980 con el motivo de las olimpiadas, luego volví en el 1985 i no se vivía mal, volvi a rusia en el 1994 Y que quereis que os diga, unas imagenes de pobreza i un paro inmenso que eran impesables diez años atras. fue en aquel viaje cuando me hice comunista. tambien estuve en la RDA, lastima que esos estados ya no existan ya que no me importaria vivir alli sobretodo ahora que estoy en paro.

    Un saludo tucumano.

    PD: no diego, no estoy de coña

  17. Bertie Says:

    No me fastidies, CCCP. Me parece que no te has visto “Good Bye Lenin”, o que no has pillado la ironía, porque es una sátira bueníasima sobre los absurdos del comunismo. Aunque lo comprendo, porque el sentido del humor nunca ha sido el fuerte de los comunistas.
    Nostálgicos del comunismo los hay en todas partes, no te lo voy a negar; también en España hay nostálgicos del franquismo y hasta del carlismo.
    Llevo visitando Polonia desde el 94, he vivido allí unos cuantos años, y tengo muchos testimonios de primera mano de como era el “antes” y el “después” de la caída del muro. La mejora del nivel económico es clarísima, por no hablar de lo que se ha alargado la esperanza de vida.
    Aunque también es cierto que no todos han sabido aprovechar bien las nuevas oportunidades. Hace poco he estado en Crimea (Ucrania), y lo único nuevo que había eran las gasolineras. Pero eso ya será cuestión de la idiosincrasia de cada pueblo.
    Pero bueno, como decía Lenín, “Libertad, ¿para qué?”

  18. CCCP Says:

    si he visto good bye lenin, i es una película que critica tanto el comunismo ( falta de libertad, exceso de burocracia ), como el capitalismo ( tasas de desempleo, o el sistema bancario ). nostálgicos del franquismo todavía hay si, de echo todavía existe la falange pero es un partido muy minoritario, en canvio en Rusia el partido comunista es la segunda fuerza mas votada
    lo que si te puedo decir de mis viajes por Europa oriental por los 80 es que el nivel de vida de la URSS era mucho mas alto que en el telón de acero ( estuve en la RDA, checoslovaquia y Hungría ) ya que sus economías dependían brutalmente de la URSS y hay un nivel de nostalgia mucho menor hoy en dia.
    desde luego en Polonia ( no estoy seguro, confirmamelo tu ) creo que es un país que sus gentes son muy conservadoras y de derechas, tengo un amigo que fue y me dijo que parece que ese país estuviera directamente gobernado por los curas.
    yo tengo mi punto de vista i como ya he dicho antes a mi personalmente no me importaría vivir en la URSS ahora que estoy en paro.
    por cierto bertie no creo que el sentido del humor dependa de la ideología que tenga una persona ¿no?.

    un saludo

  19. El niño que iba a la escuela escoltado por el ejército « Fronteras Says:

    [...] gusten otras de temática telondeaceresca, como Las islas del fin del mundo y el Telón de Hielo, Las primeras grietas del Telón de Acero o El último pueblo del mundo libre. Valora esto: Compartir es vivirFacebookTwitterMe [...]

  20. Cuando había dos Alemanias – Un recorrido por la frontera interalemana « Fronteras Says:

    [...] tiene un rato, puede leer una semblanza del muro en Die Mauer y su segunda parte y la crónica de las primeras grietas del Telón de Acero. También la historia del niño que acudía al colegio escoltado por el ejército. Y si tiene ganas [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: