En mitad de la nada (II)

Hace unos cuantos años, tantos que las Spice Girls aún no habían sacado su primer disco, tuve la suerte o la desgracia de viajar en tren con relativa frecuencia entre Madrid y Andalucía. En aquellos años el AVE (el tren de Alta Velocidad Español, para los lectores del otro lado del Atlántico) estaba recién inaugurado, pero el resto de la red de ferrocarriles, y especialmente en Andalucía, dejaba mucho que desear. Por esa razón pasé horas y horas en uno de esos pueblos cuya única función es servir de cruce de caminos. Aquel lugar se llamaba Bobadilla-Estación, y, pese a estar relativamente cerca de un pueblo grande como Antequera, a mis ojos se aparecía tan perdida y desolada como una aldea de la Mongolia rural (ayudaban bastante los 40 grados a la sombre que azotaban la localidad en los meses de verano). En el pueblo apenas había un lugar de interés: el Bar y pensión Pepe, abrevadero para viajantes decorado con un escudo del Real Madrid de unos seis metros de alto en su fachada. Un sitio de gente decente. Más allá todo era polvo y desolación. Toda esta introducción egonostálgica viene a cuento porque la entrada de hoy inaugura una serie sobre esta clase de lugares. Pueblos perdidos en el desierto, estaciones de tren dejadas de la mano de Dios, regiones del tamaño de continentes y con la población de barrios medianos. Pero sobre todo, sitios donde vive gente.

remoteroadlabrador

Una carretera pelín aislada en la Península del Labrador, en Canadá.

No hay mucho que hacer en el centro de Australia

Hay muchas zonas en la Tierra, Antártida aparte, que, estando habitadas, tienen una densidad de población tan baja que uno podría detonar una bomba atómica sin que nadie se enterara. Siberia, el Ártico canadiense, los desiertos del Gobi o del Sáhara y, por supùesto, uno de los lugares favoritos de Fronteras: el Outback. La desértica región central de Australia está cruzada por dos líneas de ferrocarril, la Adelaida-Darwin y la Sídney-Perth. La primera de ellas recorre casi 3.000 kilómetros en 48 horas, la segunda sobrepasa los 4.300 y el viaje completo dura casi tres días. A lo largo de los miles de kilómetros de vías se suceden los pequeños asentamientos, creados originalmente como estaciones de aprovisionamiento de los trenes que por allí pasan. Un caso paradigmático es el de Cook, en Australia Meridional. Está situado en mitad de la Llanura de Nullarbor (en latín, sin árboles; para ir ambientando), una zona desértica de 200.000 kilómetros cuadrados (el tamaño de Gran Bretaña) al sur del continente. Cook fue creado en 1917 como una estación de aprovisionamiento para los trenes de Perth y Sídney, y como tal funcionó durante ocho décadas. A finales de los noventa dejó de ser necesaria y se vació por completo, o casi. Cuatro personas residen todavía en el pueblo, que se encuentra a 138 kilómetros de la localidad más cercana y a unos 300 de la gasolinera más próxima. Dos veces por semana el Indian Pacific, el tren de Sídney a Perth, para en el pueblo, y se abre una tienda para los viajeros. El resto del tiempo aquello permanece tan muerto como la tierra que lo rodea.

cooksa

La calle principal de Cook. De hecho, la única calle de Cook. © williewonker

La estación de ferrocarril de Cook, pese a su insignificancia, forma parte de un record Guiness. El de la recta ferroviaria más larga del mundo. Durante 478 kilómetros, entre Ooldea y Loongana, la línea no realiza ni una sola curva. Es tan aburrido que dan ganas de visitarlo. En un lugar así, desértico, abundan los pueblos como Cook. Los propios Ooldea y Loongana se encuentran a más de cien kilómetros de cualquier cosa habitada, y, además del tren y de alguna pista del Royal Flying Doctor Service, sólo son accesibles a través de un infame camino de tierra que multiplica por tres o por cuatro el tiempo de viaje. En la misma línea de Perth se encuentra Kingoonya, que posee uno de los campos de golf más solitarios del mundo, y la que se dice es la calle más ancha de toda Australia, en la que se han jugado partidos de cricket (en ese caso, también será la más aburrida). Está a más de 140 kilómetros del pueblo más cercano. Pero la localidad más solitaria, aislada y, en general, muerta de asco del continente australiano sea seguramente Cameron Corner, un rincón en el desierto de Simpson del que ya hablamos aquí. Con un único habitante, se encuentra a cinco horas en coche de la localidad más cercana, Tibooburra (161 habitantes), a 200 kilómetros por carreteras sin asfaltar. Sídney, capital del estado, está a más de 1.400 kilómetros de distancia.

Cameroncornerpub

La tienda/casa/bar de Cameron Corner, en la triple frontera de Queensland, Nueva Gales del Sur y Australia Meridional. © ausphoto (heritagefutures)

Si te gustó esta entrada, puede que también te gusten:

En mitad de la nada (I)

Poniéndole puertas al campo

Poniéndole más puertas al campo

El diamante en el desierto

Si te ha gustado, menéala.

About these ads

Etiquetas: ,

19 comentarios to “En mitad de la nada (II)”

  1. martin Says:

    Joe, hoy estuviste aun mas sarcástico de lo habitual…lo cual se agradece, que uno disfruta con la maldad humorística.

    Por cierto, ¿los del Bar Pepe eran gente decente por lo de tener un escudo del Madrid tamaño hiper, o por alguna otra características :-P ?

  2. Christian Says:

    Sin duda interesante, felicitaciones!
    Por cierto, tienes permiso para ”robarme” la idea :P, tienes un e-mail en tu correo electrónico.:D
    Saludos!

  3. Francisco Says:

    Olá,

    Na argentina tem um lugar muito interessante chamado Alemanía, uma estação de trem abandonada. Eu estive ali no ano passado, e fiquei encantado com a história parada no tempo:

    http://www.camdipsalta.gov.ar/INFSALTA/alemania.htm

    Na internet se encontram muitas outras imagens e informações.

  4. Lafló Says:

    Pedazo calle la de Cook.

  5. padawan Says:

    ¿Tienda y bar en un pueblo con un habitante?
    Yo también he tenido que hacer muchos viajes en coche por España, y de vez en cuando he parado en sitios así… un bar en mitad de la nada. Siempre me pregunto cómo consiguen salir adelante

  6. Loverpooler Says:

    Joder, allí los pisos tienen que estar baratísimos

  7. PiensoLuegoPiensoLuegoExisto Says:

    Muy buenos datos, los desconocía por completo.
    Me pregunto si Cook estará contento con esa calle…

    Saludos
    PLPLE

  8. Shedu Says:

    Comprendo que si llegas a Boadilla un poco trastornado, en pleno agosto a las cuatro de la tarde, te de la sensación de que es un pueblo perdido de la mano de dios; pero no es así. Esta en el centro geografico de Andalucía, criterio que se barajó para nombrar capital de la comunidad autonoma Andaluza a Antequera. Para los andaluces era muy conocida por el nudo de trenes de dejó de serlo si no me equivoco allá por 1994 (+ o -).
    Salud y gracias por estos buenos momentos que nos haces pasar.

  9. Almogabar Says:

    Siempre me fascinaron las líneas de ferrocarril “perdidas de la mano de Dios”, esas que tan sólo tienen un tren a la semana o a lo sumo, al día…
    Esas estaciones perdidas en medio de la nada (¿¿tanto les costaba antes acercarlas al pueblo que representan??) que ahora son como fantasmas en medio de campos, una vez desmanteladas las líneas o sin jefe de estación o guardaagujas.
    Felicidades por el post y esperamos con ansia su continuación.

  10. Top Posts « WordPress.com Says:

    [...] En mitad de la nada (II) Hace unos cuantos años, tantos que las Spice Girls aún no habían sacado su primer disco, tuve la suerte o la [...] [...]

  11. estocasticom Says:

    Segun la wikipedia el unico habitante de cameron corner es un tal Bill Mitchell… deberian hacer un referendum en el “pueblo” para renombrarlo Mitchell Corner ;)

    La wiki tambien dice que Apparently, it “is a Queensland business with a NSW postcode and a SA telephone number.”

    Curioso lugar en verdad.

  12. Al norte del Norte (I) « Fronteras Says:

    [...] esta entrada quizá te interesen las dos anteriores dedicadas a la vida en mitad de la nada, en Australia y en los [...]

  13. Sandra Says:

    Cerca de Buenos Aires hay´un lugar mágico que se llama Carlos Keen y el epicentro de la “acción” es la estación del tren devenida centro cultural. el “puebleo” es buena experiencia siempre. Los invito a mi blog http://www.vacacionesfeliceseinolvidables.wordpress.com donde posteo algunas experiencias de viaje.

  14. Dos años en la Frontera « Fronteras Says:

    [...] la nada. Sobre lugares remotos, aislados, dejados de la mano de Dios y demás. La entrada tuvo una segunda parte y provocó la mención del blog en la tele (la fama me espera, de [...]

  15. johan Says:

    por que no le ponen cuantoshabitantes hay en la antardida

  16. Las carreteras más solitarias de la tierra (segunda parte) « Fronteras Says:

    [...] Si te gustó esta entrada, además de la primera parte y las que allí se recomiendan también podrían gustarte En mitad de la nada, y su segunda parte. [...]

  17. Diez pueblos con exactamente un habitante « Fronteras Says:

    [...] ha “inaugurado” en los seis continentes. La australiana, por cierto, está en Cook, un poblacho del Outback viejo conocido de este vuestro amable blog fronterizo, cuya entrada se tituló “En mitad de la nada”. [...]

  18. Pueblos con un solo habitante | ESTÁTE UN RATO!! Says:

    [...] Mulot ha “inaugurado” en los seis continentes. La australiana, por cierto, está en Cook, un poblacho del Outback viejo conocido de este vuestro amable blog fronterizo, cuya entrada se tituló “En mitad de la nada”. Hay una [...]

  19. anonima Says:

    Bobadilla estación…..el peor “pueblo,barrio o como lo quieran llamar”y las peores personas con las que me cruzado en mi vida.Dios!donde e ido a parar??gente desagradable a más no poder.pisos baratos?no se que se piensan que son o que es lo que tienen pero que te cobran igual o más que en una ciudad.malditos bastardos!!un lugar que haría desaparecer sin duda alguna

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: